Presenta embajada de Japón exposición fotográfica sobre Tokio y Kioto


Con la representación de un espejo de la modernidad en que se plasman imágenes de Tokio y Kioto, fue inaugurada la víspera la muestra fotográfica “Japón: Creaciones y Recreaciones”, de la artista Marisol Paredes.

El Centro Cultural e Informativo de la embajada de Japón, en México, fue el marco para que Paredes combinara la convivencia de lo natural entre lo humano y lo arquitectónico.

El embajador japonés Masaaki Ono fue el encargado de abrir la muestra integrada por 12 imágenes digitales en blanco y negro, las cuales reflejan paisajes particulares transformados a través de recorridos, relatos y bitácoras de Tokio y Kioto.

Aquí, la suma de ángulos de edificios y jardines son captados por la lente de Marisol Paredes, creadora de obras fotográficas como el Templo Zuiho-in jardín de la Cruz, Hermes, Jardines del emperador y Tokio Forum, entre otras.

Señaló que en dichas obras plasmó la simplicidad de los principios fundamentales de la fotografía que refleja las realidades múltiples y las creaciones y recreaciones del silencio armónico de la realidad.

También brindan un panorama del Japón imperial y del clásico, logrando un mosaico de jardines que parecieran extensiones interminables, templos, montes milenarios, líneas paralelas sobre el suelo que asemejan surcos para arrojar semillas donde la tradición nace con un centro radiante.

“Japón: creaciones y recreaciones” integra fotografías captadas con el objetivo de reflejar lo cotidiano y encontrar realidades múltiples, lo mismo que la cultura solar que asciende su diversidad en una realidad sublime”, agregó.

Marisol, quien ha colaborado para muestras itinerantes en Barcelona, puntualizó que en sus imágenes inscribe movimientos donde el orden toma contornos naturales, las formas y las armonías cuya imitación dio origen a las civilizaciones más antiguas.

La fotógrafa crea y recrear en un año imágenes que muestran la arquitectura moderna y la sensación de fugacidad que convierte a la exhibición en un eco de eternidad entre el artista y el espectador.

Las fotografías de Marisol Paredes permanecerán en el Centro Cultural e Informativo de la Embajada de Japón hasta el 25 de octubre, en donde los retratos se vuelven múltiples realidades a través de las tradiciones más antiguas hasta la vanguardia más actual.