Montarán exposición con acervo de Francisco Pérez de Salazar y Haro


Como parte de la celebración por el noveno aniversario de la revista Diario de Campo, de la Coordinación Nacional de Antropología, se montará una exposición fotográfica de la colección Pérez-Salazar en el Museo Nacional de Antropología.

Además de una selección de 30 imágenes, se exhibirán también 44 tarjetas de visita originales, de las casi dos mil papeletas que archiva la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia (BNAH), mismas que serán expuestas del 26 de julio al 26 de agosto.

En tanto la revista, en su edición conmemorativa, publicará cerca de 300 imágenes correspondientes a la Colección de Francisco Pérez de Salazar y Haro.

El citado número de Diario de Campo abre con un texto de la historiadora Sonia Arlett Pérez Martínez, quien se ha dedicado a la investigación del citado acervo.

En las primeras décadas del siglo XX, el abogado poblano Francisco Pérez de Salazar y Haro (1890-1941) se dio a la tarea de reunir mobiliario, timbres, libros, grabados, monedas y medallas religiosas, lo mismo que pintura, talavera, arte popular y fotografía, mayormente enfocados a lo mexicano.

Dentro del inventario fotográfico de Pérez Salazar y Haro, la colección de 1972 “carte de visite” o tarjetas de visita, así como fotografías montadas sobre una pieza de cartulina rígida del tamaño de una tarjeta de presentación de la época (10 x 7.5 cm), representa una rica fuente de estudio de la vida cotidiana y privada de la sociedad decimonónica mexicana.

Entre las fotografías destaca la comisión mexicana que ofreció la corona al archiduque Fernando Maximiliano en Miramar, un retrato del escritor guerrerense Ignacio Manuel Altamirano y la de un vendedor de matracas.

Incluso se halla una imagen del célebre delincuente Jesús Arriaga, conocido popularmente como “Chucho el Roto”, misma que tenía grabada la leyenda “notable ladrón”.

Desde 2005, Sonia Arlett Pérez, especialista en técnicas fotográficas antiguas, inició un estudio sobre la Colección Pérez Salazar, la cual conjunta retratos de personas comúnes, personajes liberales, conservadores, héroes e intelectuales.

Igual que miembros de la iglesia, damas, niños, tipos populares mexicanos y extranjeros, y a la vez cuenta con un pequeño apartado dedicado a temas de arquitectura y pintura.

Sigue. Montarán exposición. dos. pintura. La investigadora adscrita a la BNAH señala que el propio autor lo organizó por períodos históricos, englobando a personajes importantes desde la revolución de Ayutla, la Reforma, el Segundo Imperio y el Porfiriato, así como otros de menor relevancia social, los cuales reúne por género.

La especialista agregó que en las últimas 200 “carte de visite” agrupa a tipos populares tanto mexicanos como extranjeros, arquitectura y pintura, tanto italianas como francesas.

Comentó Pérez que un punto de interés acerca de la colección son los cerca de 40 autores de las tarjetas de visita que comprenden la Colección Pérez Salazar y que incluye, entre otros, nombres como Francois Aubert, Cruces y Campa, André-Adolphe-Eugéne Disdéri, Valleto y Compañía, Octaviano de la Mora, Manuel Rizo y Lorenzo Becerril.

Diche colección fue adquirida por la BNAH en 1982 y aunque se encuentra en buen estado de conservación, para evitar su deterioro por consulta directa, se ha digitalizado en su totalidad.

Asimismo se trabaja en la edición del catálogo completo del acervo y en la identificación de los personajes retratados, de los que han sido reconocidos cerca de mil 200.

Francisco Pérez de Salazar y Haro falleció a los 51 años, sus colecciones están distribuidas hoy día en los fondos del Museo Soumaya (hierros forjados) del Centro de Estudios para la Historia de México (biblioteca), de la Editorial Porrúa (grabados) y del Banco de México (monedas), así como otros de carácter particular han dificultado el estudio y la valoración del autor.

Asimismo publicó más de 15 títulos sobre aspectos bibliográficos y artísticos, dejó inéditas una Bibliografía de la imprenta y algo de la cerámica en Puebla.

En opinión de su nieto, el arquitecto Francisco Pérez de Salazar Verea, su abuelo creció en la casa familiar llamada del Deán y fue en su época el mejor conocedor de su ciudad natal, Puebla de los Angeles, como lo reconocieron algunos de sus contemporáneos como Manuel Toussaint, Felipe Teixidor y Manuel Romero de Terreros.

“Lo penoso es que no se le ha distinguido ni siquiera en su tierra natal, donde conocen más a la familia que al personaje, por la Casa del Deán”, refirió.

“Creo que sus méritos, sobre todo como bibliófilo, han sido reconocidos por instituciones académicas como la Universidad Nacional Autónoma de México; pero en Puebla es sorprendente la poca difusión y publicación que hay sobre su persona”, concluyó Pérez de Salazar Verea.

Vía Mundo Hispano