Miedos y Sateluco, premiadas en la Bienal de Fotografía (México)


El par de premios, consistentes en 75 mil pesos cada uno, de la Bienal de Fotografía recayeron por unanimidad en los jóvenes autores Cannon Bernáldez (DF, 1974) y Dante Busquets (DF, 1969), por las series denominadas Miedos y Sateluco, respectivamente.

El jurado integrado por los fotógrafos Vida Yovanovich y Javier Hinojosa, así como el curador y filósofo José Luis Barrios, también otorgó seis menciones honoríficas a los siguientes artistas: Ilana Bolvitnik (Recio silbido), Alejandra Laviada (Monumentos a la memoria), Fernando Montiel Klint (Tiempos modernos), Kenia Narez (Sadismo), Dulce Pinzón (La verdadera historia de los superhéroes) y Mónica Ruzansky (El espejo).

Una muestra de las obras ganadoras y seleccionadas se abrirá al público este jueves 14 a las 19:30 horas en el Centro de la Imagen (Plaza de la Ciudadela, Centro) y concluirá el 5 de noviembre.

La ceremonia de premiación, donde Bernáldez y Busquets también recibirán una impresora HP de amplio formato para fotografía profesional, se efectuará el día de la clausura.

En un texto escrito para el catálogo de la bienal, José Luis Barrios llama la atención sobre ”la contraposición de imaginarios que de una u otra forma ponen en operación buena parte de las fotografías que se presentaron. Esto tiene alguna importancia en la medida en que son parte de una sintomatología más amplia de los modos en que se configuran los sistemas imaginarios en la sociedad mexicana contemporánea. Estos dan cuenta de la articulación de nuevas relaciones de sentido con el paisaje, el cuerpo y las identidades culturales”.

Para Cannon Bernáldez sus autorretratos reflejan ”una constante preocupación de vivir en este mundo tan hostil y violento. Pareciera que lo único que me queda es mirar hacia adentro y la culpa me carcome para darme cuenta de que soy tan fantasiosa, inverosímil, pero sobre todo, vulnerable. Termino siendo tan absurda que a veces creo que esos miedos los he alimentado cotidianamente con la nota roja: una fascinación escondida, mezclada entre el morbo y el pavor, para terminar pensando: esto no me sucedió a mí”.

Más allá del prejuicio inicial

De acuerdo con Dante Busquets, ”Ciudad Satélite y el universo entero que existe al norte del Toreo de Cuatro Caminos significaron, durante gran parte de mi vida, algo despreciable. No obstante mi desdén, de 1979 a 1989 -entre los 10 y los 20 años- formé parte de los común y peyorativamente conocidos como satelucos”.

Sin embargo, ”el tiempo, las personas y los espacios transitados gentilmente me abrieron un panorama más allá del prejuicio inicial, influenciándome profundamente. Hoy regreso al estado de México, estado mental, a re-encontrarme con lo que soy.

”Sateluco -orgullosamente- no es un término peyorativo en mi proyecto. Es la búsqueda para definir, revisar y reafirmar muchas cosas: la identidad, la familia y la amistad e inclusive el esmero por capturar imágenes. Es un recorrido por los lugares y sensaciones de la adolescencia para seguir caminando hacia el futuro.”

Al dar a conocer ayer los ganadores de la Bienal, Benjamín Juárez Echenique, recién nombrado titular del Centro Nacional de las Artes (CNA), dijo que mantener la vigencia de un proyecto como la Bienal de Fotografía representa un reto, pues implica la conjunción de las políticas culturales institucionales con la participación del gremio que le da sentido a estas políticas.

”Sin los múltiples diálogos que genera cada emisión de la bienal sería muy difícil tener una perspectiva de la situación en que se encuentra la fotografía en México.”

Vía La Jornada